Dolor en la parte externa de la rodilla: síndrome de la banda iliotibial

Esta lesión es habitual en corredores y a menudo suficientemente importante como para cesar la actividad deportiva. Conoce sus causas y sus posibles soluciones.

¿Qué corredor no ha sufrido en algún momento este tipo de lesión? Son pocos los que se han salvado, pero que no se confíen, que en cualquier momento puede tocarles. El síndrome de la fascia iliotibial es una patología por sobreuso que se da característicamente en los corredores de fondo y ocasionalmente en ciclistas.

Desde el punto de vista anatómico, la banda o fascia iliotibial surge como la extensión del músculo tensor de la fascia lata y del glúteo mayor, insertándose distalmente en el Punto de Gerdy, en la cara externa de la tibia. Su trayecto a nivel de la rodilla está íntimamente relacionado con el cóndilo femoral externo, situándose entre ambas estructuras una bursa con el fin de proteger la cintilla de la fricción del cóndilo femoral.

Clínicamente el paciente-atleta refiere un dolor a punta de dedo en la cara externa de la rodilla. El dolor puede ser tan intenso que impida el normal desarrollo del entrenamiento, y a menudo se reconoce más en bajadas y cuando se hacen entrenamientos a ritmos lentos. Habitualmente se suele pedir una radiografía de la rodilla en dos proyecciones e incluso en ocasiones una resonancia nuclear magnética, para descartar otras patologías (rotura meniscal, esguince del ligamento lateral externo, tendinitis rotuliana, etc).

Banda Iliotibial

Banda Iliotibial

Existen una serie de factores desencadenantes o favorecedores para esta lesión:

Factores extrínsecos:

– Mala planificación del entrenamiento.

– Calzado inadecuado.

– Entrenamiento en superficie dura o cuesta abajo.

Factores intrínsecos:

– Genu varo.

– Dismetría de miembros inferiores.

– Mal tono muscular.

– Descompensación muscular de miembros inferiores.

Tratamiento:

Como tratamiento, descartamos los utilizados habitualmente como antiinflamatorios, infiltraciones con corticoides. Nuestra recomendación inicial es la de modificar los posibles factores desencadenantes personales, como:

· Dedicar entre 10-15 minutos a un calentamiento previo.

· Dedicar entre 10-15 minutos de estiramientos tras el entrenamiento y hacer los estiramientos incluso los días de descanso.

· Usar el calzado adecuado, y si es preciso con plantilla tras un estudio funcional de la marcha.

· Entrenar por terreno lo más suave posible (tierra).

· Intercalar otros entrenamientos, como en aquarunning o elíptica o ciclismo (con el sillín muy alto para hacer extensión completa en la pedalada).

· Realizar un entrenamiento de fuerza específico de todos los grupos musculares de los miembros inferiores, prestando especial atención a los abductores.

· Realizar ejercicios específicos antes de la carrera para trabajar los abductores.

Si todo esto fuera insuficiente, habría que compaginar unas sesiones de fisioterapia donde el masaje Cyriax y la electroterapia sería la base del tratamiento, así como estiramientos dirigidos, junto a un tratamiento de homeopsiniatría y biopuntura con medicamentos biorreguladores y homeopatía.

Fuente: http://www.planetarunning.com/salud/conoce-el-sindrome-de-la-banda-iliotibial/