Sarah Reinertsen y su inspiradora historia

Sarah Reinertsen es una atleta norteamericana nacida el 22 de mayo de 1975. A los 7 años perdió una pierna producto de una mala formación ósea (proximal deficiencia focal femoral), situación que impulsó aún más su amor por el running. «En vez de usar mi problema como una excusa, preferí usarlo como una motivación”, dijo, dejando en carne viva su fortaleza mental.

Sarah fue la primera mujer con una prótesis en competir y completar el Triatlón Ironman de los World Championship en Kona, Hawaii. Este es un triatlón que consiste en 3.8 kilómetros de natación, 180 kilómetros de bicicleta y 42.2 kilómetros de running. Sarah lo terminó en unas respetables 15 horas y 5 minutos.

Paralelamente, Reinertsen le dedicó un buen tiempo a la competencia “The Amazing Race”.

Actualmente, Sarah compite en triatlones y carreras, y forma parte del equipo norteamericano USAT National Paratriathlon.

Es importante destacar que antes de convertirse en una atleta de triatlones, Reinertsen era dueña de una prestigiosa trayectoria como corredora, tanto en pista como en ruta.

Compitió para el US Disabled Track Team durante 10 años y formó parte del equipo norteamericano para los Juegos Paraolímpicos de 1992.

Un tiempo después se dedicó a correr docenas de 10k´s, medias maratones y 7 maratones antes de convertirse en una triatleta.

En ese camino rompió innumerables records y ganó una gran cantidad de premios y menciones.

Esta triatleta excepcional busca devolverle al deporte lo que éste le demostró: la posibilidad de hacer con tu cuerpo lo que desees y saber que no hay nada imposible si hay esfuerzo y creencias.

Por otra parte, Sarah es vocera del Challenged Athletes Foundation, una organización sin fines de lucro para deportistas con discapacidad, en donde comparte su historia con aquellos en situaciones similares para inspirarlos y ayudarlos a encontrar su capacidad. A esta bella muchacha le gusta pensar que es una especie de androide con una parte mecánica, se describe como una muchacha de una pierna viviendo en un mundo de dos.

La triatleta de 38 años es la primera mujer amputada que logra ganar una competencia Iroman.

Subió por la Gran Muralla China y escaló un acantilado gigante en Vietnam durante la décima temporada del programa de CBS The Amazing Race. Y cuando no está corriendo, montando en bicicleta o nadando, se está probando prótesis para examinar lo último en blindaje automático de un fabricante de prótesis. También anima a los soldados que han perdido una extremidad en un acto de guerra. Es toda una heroína popular que se dirige a los corredores que la conocen desde que era una niña de once años cuando se puso unas deportivas y comenzó a correr por su vida.

Cuando no está entrenando para una maratón, la puede encontrar hablando ante un auditorio escolar repleto o posando desnuda con la pierna metálica cruzada sobre la otra en la portada de la última Body Issue de ESPN.

Ahora, esta residente de California cuenta su historia en un nuevo libro, In A Single Bound. Nació con una pierna que nunca alcanzaría al resto de su cuerpo, con un defecto congénito no hereditario conocido como deficiencia focal proximal femoral. Reinertsen solo quería encajar, algo difícil de hacer cuando se decidió que su pierna debía amputarse. Tenía siete años. Cuando vio que sus compañeros se inscribían en fútbol, le rogó a su mamá que le comprara un uniforme y le diera la oportunidad de jugar. Y aunque sus padres tenían prohibido el uso de las palabras “no puedo” en su casa, no es mucho lo que podían hacer si el entrenador la mandaba sola a patear el balón contra una pared. Eso se convertiría en una metáfora de su vida, un mensaje que hace eco en prácticamente todo lo que Reinertsen se propone. “Los jóvenes deben alcanzar sus metas sin importar lo que les digan los demás”, recalca.

Fuente: http://www.revistarecorrer.com.ar/Nota/267/Sarah-Reinertsen-y-su-historia/